Banner web Alberto Cobo
Banner web Alberto Cobo

           Alberto Cobo

Alberto Cobo · Concertista de piano de música clásica

Blog

Carnicer en Londres

Publicado el 18 Ee noviembre Ee 2017 a las 18:00 Comments comentarios (0)

Carnicer en Londres (en Español)


Carnicer en Londres



Un viaje através del motivo inspirador del autor

Por Alberto Cobo



Hubo una vez en España un verdadero interés por auto-identificarse en la creación de un género artístico, al que se consideraba el más alto exponente intelectual del ser humano, la Ópera Española.


En 1842, Espín y Guillén creó "La Iberia Musical", que junto con Mariano Soriano Fuertes parecían querer regodearse en ese espíritu que he mencionado, un espíritu alto.


Sin embargo me voy a ir un poco antes de esto.


La Ópera ya existía -todo el mundo lo sabe- y aquí en España éramos dominados en ese aspecto por los italianos. Para un músico crear música no nace sólo de su pensamiento sino de sus vivencias, las cuales influyen quieran o no en todos los aspectos compositivos, todas sus vivencias.


A finales del Trienio Constitucional, y seguramente por sus ideas liberales, públicas y conocidas, Ramón Carnicer i Batlle (1789-1855) y su familia se exiliaron en París (1823) y luego en Londres (entre Julio de 1825 y Marzo de 1826). Años después de restablecerse el absolutismo estos ideales le pasaron factura. Al convocarse en 1830 unas oposiciones para la plaza de Maestro de Música de la Capilla Real y Rector del Real Colegio de Niños Cantores, sus contrarios le reprocharon su actuación política. Ver la documentación.



Mariano Soriano Fuertes (1817-1880)



En estos viajes se dió a conocer como director y compositor. En la capital británica, además de publicar algunas obras importantes de su catálogo como sus Six Spanish Airs, Three Nocturnos, y Il sogno, terzettino Notturna, conoce los artistas españoles que nutrían los círculos liberales londinenses, como el profesor de canto Mariano Rodríguez de Ledesma (1779-1848 ), el pianista Santiago de Masarnau (1805-1882), el compositor José Melchor Gomis (1791-1836) o los guitarristas Fernando Sor (1780-1839) y Trinidad Huerta (1803-1856).


Cuando estaba en Londres en 1827 recibió el encargo de componer el himno Nacional de Chile por mediación del Embajador Mariano Egaña, con letra de Bernardo de Vera y Pintado (reemplazada en 1847 por una de Eusebio Lillo, menos anti-española).


El caso es que Mariano Egaña conoció la fama del maestro español como compositor de himnos y marchas y a él se dirigió. Ciertamente, sabedor de los muchos talentos exiliados, quiso atraerlo hacia aquel lejano país, pues entre otros quehaceres, había recibido dos encargos prioritarios, el de negociar la deuda del país con Inglaterra, acreedor de un gran préstamo y reclutar mano de obra cualificada para hacer prosperar la joven nación.


Según Joaquín Edwards Bello, fue su bisabuelo Andrés Bello, por aquel entonces secretario de la legación chilena, el que presentó a Carnicer al embajador Mariano Egaña. Añade también, que gracias a este encargo, sacó al compositor de la precariedad en que vivía. En aquel momento Chile ya tenía un himno nacional compuesto por Manuel Robles, por lo que el encargo a Carnicer se presume que fue una idea personal del embajador.


La actividad de Carnicer en Londres fue intensiva, dedicándose a dar clases y a componer para la alta sociedad londinense, como lo atestiguan las composiciones dedicadas, entre otras, a Miss Montgomery y Miss De Ponthieu.




The Lady of Shalott del pintor John William Waterhouse


El Prerrafaelismo en la Música Española


Admirando el cuadro de Waterhouse, empiezo a interesarme por él hasta que voy llegando a conclusiones sobre mi descubrimiento operístico "Laura Y Don Gonzalo" (calculo sobre 1841) que atribuí a Ramón Carnicer.


Tennysson escribió sus estrofas sobre "Lady of Shalott" en 1833 pero ya era un tema medieval importante, de esos del Rey Arturo y Camelot, los cuales hoy todos sabemos más o menos de que van, y Carnicer pudo componer una Ópera, que yo ubico anterior a "Laura Y Don Gonzalo", también en el siglo XII/XIII llamada "Ismalia o morte ed amore" ( 1838 ), ópera en dos actos, poema de Romani. El argumento pertenece a una preciosa novela de D'Arlincourt. Uno de los famosos caballeros del siglo XII, hizo cierto voto en las guerras de Palestrina. De vuelta a Francia se enamora perdidamente de la hermosa Ismalia, y este amor le arrastra a quebrantar sus juramentos. El cielo le castiga condenándole a no gozar de la eterna paz, si Ismalia no se sacrifica a la sombra de su amante. Romani quiso restablecer en Italia con este drama un espectáculo perteneciente al género que la timidez por una parte y por otra el abuso habían hecho desaparecer. Semejante tentativa se justifica con tantas creaciones fantásticas, como Roberto el Diablo, Fausto, y otras de sorprendente efecto en la escena, pues todo cuanto la imaginación puede crear y la pasión sugerir es patrimonio de la Ópera.


Así pues, si tenemos en cuenta la elección de Carnicer de temas medievales, y en el caso de Ismalia ubicados en Francia, podríamos pensar que es por su conocimiento previo de París. Por esta conclusión yo imagino que también la historia literaria medieval inglesa le podría haber ayudado a plantearse el estilo de música, al menos en un porcentaje, para la creación de un verdadero ideal de belleza y sentido poético, histórico, en la búsqueda del vellocino de oro 'español', la ópera española. Esto unido también a la chispeante frescura de la Zarzuela.


No me cabe ninguna duda que Carnicer estuvo sobre la idea de realizar una Ópera Española, la primera en un gran concepto, algo que supusiese así como la "Marca España", por darle un enfoque actual. Animado además por los intelectuales de la época que le reconocían su autoridad, como Mariano Soriano Fuertes, por ejemplo.


"Laura Y Don Gonzalo" está ambientada en Madrid, en la época medieval y comienza con "¿Quién es la dama? " (texto que atribuyo en principio a Manuel Bretón de los Herreros) y al final mueren los dos enamorados. Su música me resulta prerrafaelita, tanto por el detalle como por la sinceridad, además de culminar en el romanticismo.


[*] Pág. 16:

http://www.teatrodelamaestranza.es/repositorio/revistas/Maestranza20_baja.pdf